viernes, 16 de junio de 2017

montañas rusas--- una canción de aimee mann


montañas rusas y ruedas de feria,
te gusta cómo se sienten,
vueltas y vueltas, hasta que te pierdes en el aire,

todos esos tratos complicados,
tus desesperadas súplicas,
para llamar a un dios que sabes no está ahí,

conjurabas ese año
a un ingeniero fantasma
que pudiera hacer correr los relojes hacia atrás,

respirando atmósfera cada vez más delgada,
tan delgada que podías escuchar
a ángeles que te decían: oye, lo estás haciendo aún peor,

tan alto, mientras caías, mirando abajo las copas de los árboles,
y todo lo que puedes hacer es decir:
por favor, por favor, cariño, por favor,

por favor, dame más altura,
espirales o rencor,
en caída o en vuelo, los propulsores se encienden,

montañas rusas y ruedas de feria,
te gusta cómo se sienten,

[traducido por francisco olivares, 2017]

lunes, 10 de abril de 2017

tres para semana santa

[1] [lavado de pies]

cuando él duerme,
camina ciego
y se ubica en un paisaje
con la forma de su boca//

y yo -como creyente-
pongo la frente
en sus pies embrutecidos
para ofrecer ojos cerrados
como aceite
lágrimas
o
cabellos
para rezar duelos y penitencias
para agradecer
como mártir en el fuego//

cuando él duerme
cuento
los saltos en los párpados
en el labio
para adivinar paisajes
y rutas de quirófano//

entonces lavo sus pies
con saliva
como si limpiara
el muslo de cristo
y pido perdón por los años
y por las putas
y por mí mismo//

cuando él duerme,
me ofrece la espalda
como reposo,
entonces
me vuelvo ciego
y con el oído
escucho
la marea en sus costillas
/bendito eres/
me dice le digo
y nos perdemos en un paisaje
con pies nuevos
con pies limpios
en donde conversan las mujeres
y nosotros escuchamos//

[2] [beso en Getsemaní]
en la sala de deportes
los hombres observan
mojados por la noche
/en el jardín te espero/

en la sala de deportes
los espejos duplican
miradas torsos cobardes
/en el jardín te espero/

si te diriges a mí en el olivar
si me apuntas a mí entre los árboles
yo te digo:
las mujeres tienen voces foliares
los soldados duermen a sus pies
los apóstoles no te miran ni me ven
porque tienen ojos de aceite

en la sala de deportes
el artista decide
los lugares de los santos
/en el jardín te espero/

en la sala de deportes
aquí va el beso
más allá las espadas
/en el jardín te espero/

si me abrazas ahora en el jardín de Getsemaní
si me besas ahora en el jardín de los olivos
yo te digo:
te has traicionado, porque es a ti a quien buscan,
porque eres el cristo de mi boca

/en el jardín te espero/

[3] [noli me tangere]
por qué me buscas entre los vivos
por qué me amortajas así---
sin guantes quirúrgicos;
mira:
los ángeles sostienen
el lienzo de látex sobre mi boca
para que hagas la despedida

mira cómo está todo dispuesto
en la sala común
hay cruces en el piso para las mujeres
para el llanto
para los esclavos desnudos

ya no hay agricultores
en la huerta de Arimatea
llevan mascarillas y batas azules
entregan el cuerpo
que no desparece
ni baja al infierno
ni retorna al tercer día

porque tu duelo será definitivo
porque te marcarán la frente
con esta sangre
y sacarás en procesión los huesos de cristo
para que te excuses

OREMOS:
bendito sea
el orgasmo
depositado
en la boca
del novio
bendito sea
el semen
compartido
y la sangre
contenida
bendita sea
la muerte
bendita sea
la resurrección
que lo diga Nuestra Señora
si los santos amantes
Sergio & Baco
Cosme & Damián
Simeón & Juan
Polieucto & Nearco
deben extender sus ropas

sobre nosotros amén

domingo, 18 de diciembre de 2016

políptico de la academia

[panel izquierdo]
no/ no es/ todo esto solo danza por tu cara/ ya no necesitas zapatillas ni sudaderas/ no/ no hay palabras para darles órdenes/ el vocativo eres tú/ todos se emborracharon aquí/ con agua/ oscura como lapislázuli// sí/ esa es la proporción áurea/ de la boca al pezón/ de la boca a la boca/ del muslo al muslo erecto/ sí/ señala el corazón/ mira al cielo/ derrámate como sangre o semen/ aquí eres dios/ aquí somos dioses//

[panel derecho]
puedes sacarte los zapatos/ dar un paso dentro/ ahí están los vagabundos/ que ahora miran como dioses/ porque en la pintura/ los bosques simétricos/ recobras tu rostro/ y me hablas/ dices:/ desnudo/ lira/ trinidad/ y me extiendes un brazo de mármol/ para invitarme/ a la pinacoteca que llaman/ boca/ ojos/ primavera//

[panel central]
cuando te miro y estás al otro extremo/ dicen/ las pinturas deben ser miradas de lejos/ yo lo he hecho/ mirarlas de cerca/ muy antiguas y hermosas/ se desvanecen/ en manchas/ minúsculos brochazos/ y tú, tan lejos/ te veo reflejado en los espejos/ con la solemnidad de los niños/ en fin/ eso dicen de las pinturas/ pero yo quisiera/ dar una mirada de cerca/ a tus manos/ tus dedos/ que son/ imagino/ blancos y toscos/ como ramas y raíces/ de árboles viejos/ porque las personas se vuelven nítidas de cerca/ imagino/ así como son nítidos tus ojos/ al otro extremo/ y que/ sin embargo/ tocan como ramas/ mis costillas//

domingo, 21 de agosto de 2016

22 de julio

de tu cabeza
se despeñan ríos de sangre,
de tu boca
brotan palabras cascadas dices:
la sangre se vuelve vino y el vino, agua;
la novia tiene cabellos
que saludan en el viento,
como coral palpitante;
en tu danza está el bautizo//

la más querida siempre será la última,
te rompemos para que te derrames,
para que nos limpies,
mujer ermitaña,
solitaria testigo,
el sol oscureció tus mejillas,
el tiempo enrojeció tus cabellos,
te hemos enaltecido en una torre
para que observes (como la cipriota)
el valle donde encendemos himnos
por la esposa
largamente omitida//

lunes, 11 de abril de 2016

misas de semana santa

[1] domingo de palmas//
ella es la danza del saludo/ que sube desde la boca/ desde las caderas a los dedos/ que se vuelven/ flexibles/ verdes/ foliares/ en la puerta de jerusalem//
tú te has adelantado/ o quedado atrás/ madre/ eres la reina a quien nadie/ da la bienvenida/ eres la esposa que se oculta/ entre las mujeres/ y si las palmas danzan/ y si las manos danzan/ no es por ti/ cristina/ porque ya no soy niño/ para llevar a misa/ y nuestras cabezas ya no se rocían/ cuando saludamos/ al rey/ de la esposa callada//
en la puerta de jesusalem/ ya no están las mujeres/ las amigas de cristo/ escaparon en el mar/ como sirenas//
[2] santa misa crismal//
deja que el aceite corra/ como los besos/ que se enrede entre tus piernas/ para depositar ahí/ nariz y lengua/ porque soy feliz de señalarte/ de consagrarme/ de mojar mi boca con el aceite/ compartido entre hombres/ y que las mujeres sean testigo/ porque este coito suma tres/ con cristo/ porque suma asamblea/ con la madre/ la esposa/ la apóstol/ que rompen la vasija/ para ungir/ muslos erectos/ a hombres que se ríen como niños/ para morir/ sin espinas/ sin clavos/ sin lanza/ para morir en el alto coro/ que gime/ orgasmo/ en los siete círculos del cielo//
[3] viernes santo de la pasión del señor//
madre dolorosa/ madre lacrimosa/ di que me perdonas/ madre callada/ madre abandonada/ te rogamos/ como la primavera perdona al invierno/ como el día a la noche/ como el parto a la muerte/
madre/ no dejes que mi corazón se vuelva plata/ no dejes que mi sangre se vuelva yeso/ no dejes que mi llanto se vuelva vidrio/ no dejes que mi dolor se vuelva daga/
madre/ deja descenderte de la procesión/ deja tenderte y cerrarte los ojos/ deja decir: cristina, perdóname/ no dejes a este cuerpo solo/ a este cuerpo que pariste/ te rogamos/ no abandones el retablo/ de este descendimiento//
[4] vigilia pascual//
en sábado/ estoy dentro y fuera de la tumba/ ---esperándote//
para esto/ solo las mujeres/ tienen ojos para ver/ ellas tocan con el silencio/ miran con las manos/ son congregación/ porque la roca permanece/ en el huerto de arimatea//
en sábado/ muero y vivo ---dentro y fuera de la tumba/ ---esperándote//
para esto/ los hombres duermen/ y reciben besos/ en las bocas abiertas/ ellos no---/ ellos deben esperar/ a la primera mujer/ que extiende la primavera/ con los pies//
en sábado/ impongo y retiro las manos/ porque el corpus christi/ ya no es hombre/ con lenguas de plata en la cabeza/ es la hostia/ es el yeso/ que recibo en la boca/ mientras ella siempre---/ dentro y fuera de la tumba/ esperamos al esposo/ que es/ alegría de nuestra juventud//
[5] domingo de resurrección//
sí, aquí es la reunión/ porque has vuelto para besarnos/ llevamos desnudos tres días/ porque las mujeres lo dijeron:/ sobre nuestros conjuros él se levantará//
y lo buscarán entre los muertos/ mientras esté envuelto entre brazos y piernas/ en la última jornada del triduo/ porque ellas cantan:/ "te sigo con pasos felices/ y no te abandono, mi vida, mi luz"//
OREMOS/ madre hija espíritusanto/ siempre mujer/ santísima trinidad/ siempre mujer/ niña doncella anciana/ siempre mujer/ maría maría maría/ sobre tus conjuros él se levantará//

martes, 26 de enero de 2016

boda americana---un poema de essex hemphill

En américa,
coloco mi anillo
en tu verga,
que es donde pertenece.
Ningún jinete
del terror,
ningún soldado de fatalidad,
se lanzará en picada
ni nos hará separar.
Están muy ocupados
saqueando la tierra,
como para vigilarnos.
No saben
que nos necesitamos
críticamente.
Esperan que nos llamemos en enfermedad,
que miremos televisión toda la noche,
que muramos por nuestra propia mano.
No saben
que nos volvemos poderosos.
Cada vez que nos besamos
confirmamos la llegada del nuevo mundo.

Lo que la rosa murmura
antes de florecer,
te lo prometo.
Te doy mi corazón,
una casa segura.
No te doy más promesa que
leche, miel, libertad,
porque asumo que siempre
serás un hombre libre con un sueño.
En américa,
coloco mi anillo
en tu verga,
que es donde pertenece.
Que tengamos una larga vida
para liberar este sueño

sábado, 22 de agosto de 2015

yo soy --- john clare

Yo soy: pero quién soy, a nadie importa y nadie sabe,
mis amigos me abandonan como un recuerdo perdido;
soy el consumidor de mis propias penas,
se elevan y se desvanecen en legiones de olvido,
como sombras enamoradas o el olvido de la muerte, perdidas;
y, sin embargo, ¡soy! y vivo con sombras lanzadas

a la nada del desprecio y del ruido,
al mar viviente de sueños despiertos,
donde no hay sentido de vida ni alegrías,
sino el vasto naufragio de la estima de mi vida;
y aún los más queridos--- a los que más amo---
son extraños--- no, aún más extraños que el resto.

Añoro un paraje que el hombre nunca haya pisado;
un lugar donde la mujer nunca haya sonreído ni llorado;
donde habitar con mi creador, Dios,
y dormir como, en mi infancia, dulcemente dormía:
donde yacer sin molestar ni ser molestado;
la hierba debajo--- arriba, el cielo abovedado.

sábado, 25 de abril de 2015

stabat mater

el hospital te decora/ madre/
te enjuaga/
te abate/
dejan la anestesia como monedas/ sobre tus ojos/
ahí estabas/
dolorosa/ lacrimosa/
el quirófano te amarra/ como a una loca/
eres la cruz/
para que sangres/
para que los dedos corten/
ahí, donde pende tu hijo//

mira/ bendita/
la tumba está vacía/
está entre tus piernas/
ya no lo cargas/
no estabas preñada/
eres el sacrificio/
las rosas te guardan con indulgencia/
eres la sagrada matriz/
desmembrada/ disectada/ unigénita//

las matronas te saludan:
por qué lo buscas entre los muertos?/
sales a la calle/
para que ejecutes la muerte a pedradas/
sí/ porque la Virgen habla/
regurgita una cinta dorada/
que dice: asesina//

OREMOS:
bendita la madre interrumpida
bendita la mujer abortada
bendita la sangre y la carnicería
que suba al trono
que los ángeles la acompañen

el hijo dice: estaba la madre/
dolorosa/
estaba y déjame condolerme con el dolor tuyo/
llorar con la sangre tuya/
virgo virginum/ virgen de las vírgenes/
paradisi gloria/ gloria del paraíso/

cristo dice: bendita la viuda del hijo
tráiganla para besarle las manos
que corra el óleo entre sus piernas
que los altares retumben:
santa, santa, santa!

domingo, 23 de noviembre de 2014

Jacqueline du Pré

Así como la salvaje du Pré,
torcida,
silenciada de manos y muslos,
así desaparezco.

Así también ella golpea el aire
y las cuerdas,
salvaje,
y mi silencio se transforma
en manos y muslos como moldes vacíos de tu cadera,
porque la du Pré,
me ahoga la garganta con dedos
que apenas vibran
y expanden mis costillas como paisaje,
como esa caja de madera
que canta entre sus muslos de puta
torcida,
salvaje.

Así es como yo te escucho,
tus simples historias,
y resucito un momento
para poner atención al sermón junto al lago,
en donde tu vida simple,
tu vida dulce,
es el tonto lugar donde quisiera abrigarme,
tal como me abrigas cada día
con tus palabras de niño,
con tu torso salvaje.

martes, 16 de septiembre de 2014

ars ethnica



[1] [arte plumario]
las aves atrapadas en el telar
sobre mi pecho mano fría
las aves liberadas en el tocado
del guerrero espalda cálida
las plumas son botín oro oscuro
se erizan en tu frente
para partir en vuelo desde tus ojos
estás desnudo como las aves
estás furioso como destello de garras
recolectas plumas como frutas
y las muerdes y derramas sus colores
bajan tu espalda
tus nalgas
tus pies sucios
y yo que tengo frío con mi manta
de aves estáticas
turquesa amarillo rojo
me arrodillo ante tus dones
ante la violencia
de las aves flechadas caídas besadas
ante el dolor del último grito
del tocado caído del follaje
porque eres tú
bendito
hombre coronado por las bandadas

[2] [arte textil]
de tu entrepierna
hilan la serpiente de dos cabezas
a mi torso va la geometría
tosca de tu muslo
y sangra hermoso la tela en el telar
bicéfalo
arriba abajo sobre sí misma
así como bajo la manta
montas y monto la boca
en la entrepierna
este textil no tiene principio
ni fin
se arrastra
sisea
con el olor de cien artesanos
así me unges los hombros
sin límite a izquiera y a derecha
para estrecharte
como tumba abierta
bendito sea yo
paralelo
portador
de la lluvia rígida de sierpes

[3] [arte cerámico]
para abarcar tu espalda
para abarcarla húmeda
para encerrarla en mis brazos
y dejar mi boca en tu oreja
como palabra:
inmenso
mundo
inabarcable;
rompo acá la vasija
en que me he colocado
abrazando mis piernas
la rompo para herirme los pies
con los trozos
de tu ira;
para trazar en rojo mujeres
y sacerdotes geométricos;
para recoger el agua en el barro
embellecido
por el fuego;
para beberla y dejarla escurrir
por tu espalda
dura como cuero estirado mojado seco
dura como estas piezas
con pictogramas
que ya no tienen poetas;
como estas vasijas
sin manos
polvorientas
llenas de maíz y de dientes como piedras

[4] [orfebrería]
así como las abandonaban en el agua
así entre tela entre brazos
inmóviles
así busco un lugar,
el sol se funde se golpea
la luna pende de tu frente
así es como los muertos se coronan
ya sin sangre ya sin agua
brillan donde sueña la serpiente,
así busco un lugar
para abandonarte con las joyas del rey
y del sacerdote
para que te hundas sin poder ni rezos
para mí,
porque la luna se golpea se funde
y el sol brilla en mi frente,
mira mis ojos que dirigen las mareas,
yo me entierro solo
con las estrellas encerradas en mi boca.